martes, 2 de junio de 2015

Superando la Distancia: Cuatro Meses Despues


Han pasado casi 120 días desde que llegue a Panamá. Aun hay muchas cosas a las que no me acostumbro en Panamá, el calor la principal. Pero hay muchas cosas que asimile casi sin esfuerzo. Aun hay gente en México que me pregunta cuando volveré, cuanto tiempo estaré aquí esta vez y aun me resulta raro pensar que no lo se. Siempre tuve una fecha de regreso, siempre supe que era temporal, que eventualmente volvería a México, pero esta vez no tengo certeza de nada, hay tantas cosas que deben pasar antes de poder ir cómo arreglar mis papeles o conseguir mis papeles y sé que cuando regrese será por unos días y nunca será igual y eso me pone un poco triste. 

Quizás sea cierto eso de que no existe la felicidad completa. Me siento en el sillón (¡Ya tenemos sillón!) y mientras nos abrazamos y hacemos algo tan ordinario como ver la televisión (¡y T.V.!) me doy cuenta de que nunca fui tan feliz como estando a su lado, no sólo emocional sino físicamente hablando, me encantan esas pequeñas cosas bobas que no teníamos antes. Por otra parte no pasa un momento del día en que no me llene de nostalgia pensar en mi casa, mis papás, mis hermanos, la comida de México.


Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today