jueves, 27 de febrero de 2014

Como decirle al mundo que eres lesbiana...

El otro día Rck y yo hablábamos sobre todo y nada en alguna de esas tardes juntas que ahora tenemos el placer de disfrutar cuando salió un tema interesante, que en realidad es algo de lo que ya habíamos hablado: los Desfiles Gay y todo el asunto de como presentarse ante la sociedad cuando eres homosexual. Luego de eso me he quedado pensando en cual es mi visión de ello y he pensado en compartirlo con ustedes, aclaro que está en realidad es simple y sencillamente mi visión, pueden compartirla, criticarla e inclusive odiarla, intentaré ser lo más respetuosa que pueda y de antemano les digo que no es mi intensión ofender a nadie.

Si he de ser completamente honesta conmigo y con ustedes yo me di cuenta de que era lesbiana desde que estaba en los últimos años de la preparatoria, si bien es cierto que lo acepte hasta la universidad, durante esos años ya tenía noción de que era diferente y algo estaba pasando. Fue entonces cuando enfrente algunos de los muchos miedos de darse cuenta de que eres diferente el “Que dirán” familia, amigos e inclusive Dios. Quizás no fue la primera, y no puedo precisamente recordar el orden exacto pero sé que no mucho después vino a mi mente esta imagen,  la imagen de las mujeres que yo sabía, quizás no conocía en persona pero tenía conocimiento que en alguna ocasión alguien me había dicho gustaban de otras mujeres y esa imagen debo confesar, me aterro.

No quiero ser grosera, pero siendo de un pueblo pequeño no tenía yo mucha referencia, a la mayoría de ellas de les decía “machorras” y no era en realidad muy difícil reconocerles, cabello corto, ropas de hombre, actitud tosca, también conocidas como “camioneras”. No pude entonces evitar preguntarme “ahora que sé que me gustan las mujeres… ¿debo ser así?” Por otra parte veía a todos los hombres gays, sus amaneramientos y esa forma de dirigirse y entonces pensaba “será que es algo que solo pasa, uno se da cuenta de que es homosexual y debe comportarse como tal, actuar como un machito o una mujercita, según sea el caso…” No mentiré eso me quito el sueño más de una vez.
Ya en la Universidad, llegue a conocer a mucha gente, a ampliar mi visión del mundo y a conocerme a mí misma, acepte mi homosexualidad e inicie este blog. Pero si bien ya me aceptaba a mí misma, aun me costaba presentarme al mundo y decir “soy lesbiana”, pero es que aún me reusaba a cortarme el cabello y actuar como todo un niño; si bien nunca he sido muy femenina, tampoco quería volverme un hombre, entonces ¿Qué pasa con la gente como yo? Pensé, la gente que no quiere cambiar su manera de vestir o de ser por el simple hecho de gustar de alguien de su mismo sexo… mejor aún ¿hay más gente como yo? Debó decir que en realidad fue toda una revelación para mí el descubrir que si la había mujeres femeninas que gustaban de mujeres y hombres varoniles que gustaban de hombres, ¡qué maravilla!

Pero aun en esos casos encontré algo que no terminaba de gustarme y es que cuando preguntabas por esa persona una de las primeras 3 palabras que venía a la mente de quien fuera que preguntaras era “gay” o “lesbiana” y no es que tenga nada de malo, pero existiendo tantas formas de describir a una persona, habiendo tantos calificativos ¿porque esa debe ser una de las principales? Fue entonces, ya como adulto casi formado, mientras estaba en los últimos años de la universidad que me di cuenta de cómo quería ser reconocida, de quien quería ser y como quería vivir y presentarme al mundo, me di cuenta que quiero que cuando la gente piense en mi o me describa mi orientación sexual no sea una de las primeras cosas que venga a su mente y desde entonces hasta hoy he vivido de esa forma.

Y no, no tiene nada que ver con que me dé pena o no este orgullosa, si es que es algo de lo que se deba estar orgulloso, pero esa es una discusión completamente diferente; no es que quiera que la gente no lo sepa, porque tampoco vivo escondida de hecho creo que la mayoría de las personas que me conoce sabe de mi orientación, simple y sencillamente no quiero que eso me defina. No más de lo que alguna otra de mis preferencias lo hace como el que me guste la soda de naranja, el color rojo o las series de televisión. Sí, soy lesbiana, pero soy muchas cosas más que eso y prefiero ser reconocida por muchas de ellas antes que mi orientación sexual. 

martes, 11 de febrero de 2014

Rompiendo Barreras

Rck y yo estamos a un par de meses de cumplir cuatro años juntas, esa ya es una cantidad bastante considerable de tiempo y sin embargo es apenas una pequeña parte de todo lo que quiero pasar a su lado. Lo interesante es que en 4 años, solo hemos compartido el mismo espacio tiempo por poco menos de dos meses, en realidad eso no ha representado ningún obstáculo para nuestra relación y lejos de debilitarla sabemos la ha fortalecido.

Durante estos cuatro años he llegado a conocer a Rck y dejado que ella conozca cosas de mi que prefería reservarme, la distancia nos ayudó a comunicarnos, pues al final del día cuando la mayoría de las parejas tienden a hacer cosas nosotras hablábamos de todo, si había algo que nos molestara solo debíamos decirlo, supongo que tiene algo que ver con eso de que no tienes que decirle las cosas a la cara y eso hace que sea más simple decir lo que se piensa. Aunado a que en las ocasiones anteriores no teníamos mucho tiempo para conversar y nos dedicábamos más a disfrutar estar juntas y poder salir,  derivó en un fenómeno algo curioso y es que desde que llegue no habíamos hablado cosas importantes en persona. Si en algún momento había algo que nos disgustara o que fuera importante terminábamos guardándonoslo y entonces, cuando nos despedíamos, ella iba a casa y yo subía a mi apartamento, sacábamos el celular y comenzábamos a escribirnos al respecto.

Hasta hacía un par de semanas la única forma que conocíamos para comunicarnos, era por medio de correos, mensajes o llamadas de Skype y ahora el estar en persona estaba revolucionando nuestra relación. Uno no creería que eso sería algo tan importante, al menos hasta que le toca vivirlo. Afortunadamente el fin de semana tuvimos oportunidad de hablar, no estaba en los planes solo surgió…  No cabe duda que las nuevas tecnologías están afectando la forma en que nos relacionamos, lo importante es romper esas barreras mentales que permanecen una vez que se han superado las barreras físicas… por ahora parece que Rck y yo lo estamos logrando y yo me esforzaré más por expresar mis pensamientos en el momento y no desde el celular.

Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today