miércoles, 22 de agosto de 2012

Días 3,4,5: La Isla



Rck me esperaba en la cama al salir de la ducha “Podría acostumbrarme a esto” pensé mientras caminaba hacia ella, me recosté a su lado y me acerque a besarla. “¿Qué tenía ella que cada beso era aun mejor que el anterior?, pasé mi mano por su costado y me detuve en su cintura, justo sobre esa curva en sus caderas que tanto me encanta,  me acerque más hacia ella y pude sentir su calor, su mano acariciaba mi rostro y sus labios guiaban los míos, baje por su cuello y bese su hombro, luego se levanto y me pidió que me acomodará en la cama.
Jale su camisa, desabroche el braseare y mi primer impulso fue besarla de nuevo, no era la primera vez que los veía y no podía evitar ponerme igual de feliz cada que lo hacía, los mordí y apreté mientras ella acariciaba mi cabello, le dimos la vuelta la situación y comencé a besarla desde arriba, bajando poco a poco mientras la acariciaba… rozaba su entrepierna suavemente mientras continuaba besandola hacia abajo y justo cuando llegué a su panti se inclino para  besarme, continué en mi labor mientras sentía como se aceleraba toda, y yo me emocionaba solo de escuchar su respiración, solo de sentirla…  eventualmente ella sujetaba mi rostro y lo llevaba hasta el suyo mientras susurraba “ven” con la voz entrecortada justo antes de besarme…
Los días en la isla eran largos y las noches abrazada a Rck, escuchándola dormir y despertando en la madrugada solo para besarla y mirarla dormir fueron cortas. No me malinterpreten no es una queja el que los días fueran largos, aquel sitio era un pequeño paraíso perdido en el cual el tiempo parecía detenerse. El clima fue nublado y con algo de lluvia ideal para quedarse en el hotel y disfrutar  a su lado.

lunes, 13 de agosto de 2012

Día Dos: La Familia



Una de las primeras cosas que note esa mañana fue que amanece realmente temprano en Panamá, apenas pasaban de las 6:00 a.m. y el sol ya iluminaba la habitación, mire a mi alrededor y sonreí al ver que seguía ahí, rápidamente toque mis labios, esos que hacia unas horas la habían besado y no pude evitar sonreír y luego mire mis manos quería recordar la sensación de su piel en ellas... ¡No! Quería sentirlo de nuevo.
Mi celular comenzó a vibrar alrededor de las 8:00 a.m. Sonreí al ver su número en la pantalla –Aló?- no había tanto ruido de fondo ni voz entrecortada, usábamos la misma compañía, detalles tan pequeños que uno no tendría idea que fueran tan relevantes, Rck traía el desayuno. Hay pocas alegrías tan grandes en la vida como la que sentí al abrir la puerta y saber que era ella, tome las bolsas con el desayuno y las coloque en la mesa tan rápido como pude mientras ella cerraba la puerta; la mañana se fue entre besos y arrumacos y más rápido de lo que hubiera deseado era hora de salir.
Rck sostuvo mi mano durante gran parte del camino, debo reconocer que estaba algo nerviosa aun cuando había hablado con sus hermanos antes e incluso con su mama ahora sería en persona. Apenas llegar no pude evitar mirar todo el lugar una y otra vez, recordaba algunas partes y otras eran solo puntos en blanco que ¡no quería olvidar nada!.  Salude a sus hermanos, sus papás y finalmente pasé a su habitación.
Había pasado tanto tiempo ahí atreves de la pantallita de mi ipod, había visto todo pero nada con detenimiento, no pude mirar o hacer mucho sin que sus hermanos aparecieran por ahí, era divertido verlos ir de un lado para otro y a la vez un tanto frustrante, quería besar a Rck, quería abrazarla y solo quedarnos ahí como tantas veces antes habíamos hecho… Así que mejor repartí los dulces que llevaba entre sus hermanos esperando ver reacciones: mazapanes, duvalines, pulparindos, gomitas agridulces, chocolates, le di algunos regalos a sus papás y después pasamos a cenar.
Hablamos sobre México, Panamá, cuánto tiempo me quedaría allá y las actividades por hacer… todo era como hasta ahora había sido: simple, natural. Y aun que debo reconocer que tuve que contenerme un par de veces para no decir “amor…” cuando me dirigía a Rck todo paso tranquilo, miramos algo de televisión, charlamos, jugamos con sus hermanos. -Si me veo- le dije casi al final de la velada, -si?- me pregunto con una sonrisa.
La parte más difícil de ir a su casa y conocer a su familia? No poder besarla a placer, al menos en el apartotel podía besarla cuando me diera la gana…

martes, 7 de agosto de 2012

La Odisea


Día 1: El Vuelo

Las luces de los aviones iluminaban la ventana al final de las escaleras, mi sala de abordar esa madrugada era la número 8, “ja…” pensé,” el ocho siempre había sido mi numero de buena suerte”.  Busque una silla cercana a algún enchufe y llame a Rck “estoy en mi sala, a punto de abordar… te amo” hablamos poco, no quería desvelarla. Finalmente luego de casi 10 horas de espera en el aeropuerto podía abordar el avión, todo parecía tan irreal, tome una almohada y una cobija, acomode mi maleta en la parte superior, tome mi asiento y di play a mi ipod. El vuelo paso rápido y a la vez parecía tan eterno, estaba a solo 4:30 horas de Rck, daba vueltas en mi cabeza una y otra vez sobre cómo sería, ¿qué pasaría?.
Seguí a la gente hacia migración, supongo que mi alegría era evidente por que la mayoría de la gente me regresaba un sonrisa cuando les miraba, saque mi celular ¿sería que podría avisarle a Rck que había llegado?... sin servicio “tendrá que esperar” pensé  y lo regrese a mi bolsillo.  Finalmente luego de migración y aduana más de una hora después de aterrizar estaba frente a la puerta, me detuve un segundo, tome aire y camine.
Los siguientes minutos pasaron demasiado rápido, Rck y yo nos saludamos en el aeropuerto, me entrego un ramo de rosas, le puse un sombrero mexicano y luego caminamos al carro, la miraba constantemente, quería tocarla, besarla, abrazarla pero… ¿quería ella? ¿Que habría pensado cuando me vio?... finalmente entramos al auto con su mamá, miraba la ciudad y en cada oportunidad miraba su reflejo en el espejo, ella volteaba constantemente a verme y su mamá hacia preguntas sobre mi viaje. Luego de alrededor de 40 minutos llegamos al apartotel, bajamos las maletas y subimos por el ascensor, Rck recogió las llaves y subimos un par de pisos más…
Luego de dos años estábamos ahí solo ella y yo. Deje las maletas a la entrada de la habitación y camine para recorrerla toda, ella me miraba caminar de un lado a otro y después de varias vueltas me detuve frente a ella, se veía tan hermosa ahí mirándome… podía sentir mi corazón a mil por hora sin saber qué hacer y ella lo sabía, supongo que fue por eso que decidió besarme…
Sobra decir que luego de casi 10 horas en el aeropuerto y 4:30 horas de vuelo, una ducha era justa y necesaria, todo parecía irreal, mientras yo me duchaba Rck esperaba en la habitación “es increíble” pensaba, no terminaba de dar crédito de su belleza o de que apenas hace unos minutos estuviéramos besándonos, luego de dos años todo se hacía real. Al salir de la ducha Rck me esperaba en cama.
Pude sentir sus manos recorriendo mi cuerpo, sus labios besando mi cuello, besarla y sentir su piel, su calor, saborear sus labios, su cuerpo… todo era tan perfecto, tan natural, reímos, nos acariciamos… estábamos terminando de conocernos y al mismo tiempo era como reencontrarnos luego de una larga ausencia, era como haber estado perdida y de pronto encontrar el camino a casa…
Pasaron varias horas antes de que decidiéramos salir del apartotel, pero merecíamos una cita “normal”, Fuimos al centro comercial, caminamos por los pasillos, por una parte miraba a mi alrededor sorprendida y por otra no podía evitar mirar a Rck constantemente, no podía evitar querer tocarla, aun que fuera por un segundo que mi mano rozara su espalda; Elegimos una cámara para documentar el resto del viaje “nuestro primer bien mancomunado”. El Sorprendente Hombre Araña es la primera película que vimos, al menos en el cine.

jueves, 2 de agosto de 2012

Novedades...


De vuelta a la realidad parece increíble pensar que hace un par de semanas estaba acurrucada entre los brazos de Rck o conociendo la ciudad de Panamá, cuesta creer que ya no puedo llamarla y decir “amor, ven” y que habrá que esperar todo un año para poder besar sus labios… esos labios que me encantan, que por dos semanas tuve a mi disposición para besar, acariciar morder… y ahora están de nuevo tras una pantalla.

No tengo palabras para describirles la frustración que siento de pensar y preguntarme ¿qué habría pasado de no tomar ese vuelo de regreso? Sé que habría sido tonto y estoy convencida que hacemos lo correcto al esperar y terminar nuestros estudios, ahorrar, hacer todo bien pero no puedo evitar extrañarla. 

Hablando de estudios cabe decir que este año si he sido admitida en la maestría y próximamente estaré iniciando clases, también mi cumpleaños se aproxima pero lo único en mi cabeza es Rck… quisiera despertar al menos ese día y saber que puedo llamarla, saber que irá hasta mi para abrazarme y pasar el día en la cama viendo T.V.

Esta tarde he colocado en mi mesa de noche un portarretrato con una de las fotografías del viaje, por más triste que pueda ponerme y por más que me ponga a pensar, siempre sale a flote algún recuerdo que me pone una sonrisa. Mañana despertaré y lo primero que veré será nuestra fotografía, sé que eso es un buen inicio del día…

Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today