martes, 7 de agosto de 2012

La Odisea


Día 1: El Vuelo

Las luces de los aviones iluminaban la ventana al final de las escaleras, mi sala de abordar esa madrugada era la número 8, “ja…” pensé,” el ocho siempre había sido mi numero de buena suerte”.  Busque una silla cercana a algún enchufe y llame a Rck “estoy en mi sala, a punto de abordar… te amo” hablamos poco, no quería desvelarla. Finalmente luego de casi 10 horas de espera en el aeropuerto podía abordar el avión, todo parecía tan irreal, tome una almohada y una cobija, acomode mi maleta en la parte superior, tome mi asiento y di play a mi ipod. El vuelo paso rápido y a la vez parecía tan eterno, estaba a solo 4:30 horas de Rck, daba vueltas en mi cabeza una y otra vez sobre cómo sería, ¿qué pasaría?.
Seguí a la gente hacia migración, supongo que mi alegría era evidente por que la mayoría de la gente me regresaba un sonrisa cuando les miraba, saque mi celular ¿sería que podría avisarle a Rck que había llegado?... sin servicio “tendrá que esperar” pensé  y lo regrese a mi bolsillo.  Finalmente luego de migración y aduana más de una hora después de aterrizar estaba frente a la puerta, me detuve un segundo, tome aire y camine.
Los siguientes minutos pasaron demasiado rápido, Rck y yo nos saludamos en el aeropuerto, me entrego un ramo de rosas, le puse un sombrero mexicano y luego caminamos al carro, la miraba constantemente, quería tocarla, besarla, abrazarla pero… ¿quería ella? ¿Que habría pensado cuando me vio?... finalmente entramos al auto con su mamá, miraba la ciudad y en cada oportunidad miraba su reflejo en el espejo, ella volteaba constantemente a verme y su mamá hacia preguntas sobre mi viaje. Luego de alrededor de 40 minutos llegamos al apartotel, bajamos las maletas y subimos por el ascensor, Rck recogió las llaves y subimos un par de pisos más…
Luego de dos años estábamos ahí solo ella y yo. Deje las maletas a la entrada de la habitación y camine para recorrerla toda, ella me miraba caminar de un lado a otro y después de varias vueltas me detuve frente a ella, se veía tan hermosa ahí mirándome… podía sentir mi corazón a mil por hora sin saber qué hacer y ella lo sabía, supongo que fue por eso que decidió besarme…
Sobra decir que luego de casi 10 horas en el aeropuerto y 4:30 horas de vuelo, una ducha era justa y necesaria, todo parecía irreal, mientras yo me duchaba Rck esperaba en la habitación “es increíble” pensaba, no terminaba de dar crédito de su belleza o de que apenas hace unos minutos estuviéramos besándonos, luego de dos años todo se hacía real. Al salir de la ducha Rck me esperaba en cama.
Pude sentir sus manos recorriendo mi cuerpo, sus labios besando mi cuello, besarla y sentir su piel, su calor, saborear sus labios, su cuerpo… todo era tan perfecto, tan natural, reímos, nos acariciamos… estábamos terminando de conocernos y al mismo tiempo era como reencontrarnos luego de una larga ausencia, era como haber estado perdida y de pronto encontrar el camino a casa…
Pasaron varias horas antes de que decidiéramos salir del apartotel, pero merecíamos una cita “normal”, Fuimos al centro comercial, caminamos por los pasillos, por una parte miraba a mi alrededor sorprendida y por otra no podía evitar mirar a Rck constantemente, no podía evitar querer tocarla, aun que fuera por un segundo que mi mano rozara su espalda; Elegimos una cámara para documentar el resto del viaje “nuestro primer bien mancomunado”. El Sorprendente Hombre Araña es la primera película que vimos, al menos en el cine.

1 comentario:

DarkFashionPrincess dijo...

Aww!! Que emoción!! Me tienen saltando de un blog a otro, leyendo la versión de cada una. Un abrazo a las dos.

Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today