lunes, 23 de agosto de 2010

Finalmente Canada...

Luego de una larga desaparición... regreso a clases, con ello vuelve mi rutina y tengo mas cosas para contar... por ahora, lo prometido es deuda, les dejo mis crónicas de Vancouver, esperando les gusten:

La Vida Verde En Vancouver

¡Increíble! es la primera palabra que surge cual automático cuando alguien pregunta sobre mi viaje a Vancouver. Palabra que intenta resumir una de las mejores experiencias de mi vida, podría pasar horas charlando sobre todo lo que vi, sobre aquello que aprendí, las personas que conocí y no terminaría de explicar cómo fue.

Si uno admira las páginas de turismo de la ciudad de Vancouver se puede encontrar un sinfín de actividades recreativas relacionadas con la naturaleza: acampar, pescar, caminar, nadar, escalar, sin embargo la vida nocturna no se queda corta, bares, discotecas, pubs en diferentes puntos de la ciudad y a lo largo de una de las calles principales, la “Granville street”.... y es que la ciudad de Vancouver esta privilegiada pues en uno de sus lados tiene las Rocky Mountains, mientras que por el otro se encuentran las costas del océano. Es admirable ver el contraste que se da entre estos tres elementos El mar, La ciudad y las montañas nevadas. Considerando que tienen un clima mayormente frio el verano para ellos es época de salir a disfrutar, tomar el sol, caminar, andar en bicicleta, ¡la temporada ideal para los turistas! Ó en nuestro caso, estudiantes.

El interminable Stanley Park, la villa olímpica de Whistler, El legendario Chinatown, la colonial ciudad Victoria, Gastown, son algunos de los lugares que tuvimos oportunidad de conocer; compartimos además la alegría de las celebraciones del día de Canadá y la tradicional fiesta de luces. Todo en compañía de peculiares personajes compañeros de escuela con procedencias como Corea, Taiwan, Arabia Saudita, Suiza, Brasil, entre otras. Todos compartieron una parte de la experiencia, se quedaron en un hueco de nuestro corazón y muchas fotos. Nos enseñaron igual o más que los maestros, rompieron esquemas y prejuicios, nos mostraron que aun mas allá de las fronteras, continentes, ideologías somos personas tan iguales, tan humanos.

Si de alimentación se trata los canadienses tienen un muy buen ejemplo de lo que no se debe de hacer con su vecino del sur, han sido testigos del consumo de alimentos transgénicos y ahora están realmente preocupados en cómo afecta a las personas. Considerando el clima el tipo de vegetación que predomina incluye frutos como las fresas, zarzamoras o cerezas pero es posible encontrar todo tipo de frutos de temporada, de distintos países y cosas que jamás imaginaron gracias a la importación.

En la cena predominan los platos rebosantes de ensalada y el alto consumo de harinas, arroz con pollo o pavo. No es común que encontremos en sus dietas carnes rojas o azucares, ni siquiera pescado. La migración en Vancouver modifico en mucho los hábitos alimenticios, encontramos por ejemplo un puesto que ha combinado Asia y América en los Japadogs, Hotdogs que vienen condimentados según el gusto de la cultura japonesa. Al caminar por las calles de Vancouver encontramos innumerables restaurantes chinos, justo al lado de un restaurante de “comida mexicana” o al menos lo más similar a ella, es divertido conocer la impresión que se tiene de México y te pone a pensar si es correcta la visión de otras culturas en el país.

En las tiendas comerciales encuentras anaqueles y anaqueles llenos de condimentos de todo el mundo, China, Taiwán, India parecen tener más representación que otros, sin embargo encontramos tortillas, pan de etiopia, pan árabe y claro, cada que he tenido oportunidad los he probado también. En cuestión de comidas creo que nadie debería decirnos "sabe como a..." no hay nada mejor que probar y descubrir por ti misma a que sabe.

Pero la vida verde en Vancouver no se reduce a sus actividades recreativas o su comida, al contrario se extiende y trasciende mucho más allá, calles limpias, sistemas de reciclado constantes y eficientes, empaques biodegradables, compañías que apoyan a la ecología, existe un lugar y un tiempo para todo, periódicos, latas, botellas, nada se deja al azar, cuentan con un consumo de energía moderado y aprovechamiento de agua sin necesidad de restricciones. Automóviles con menos de 10 años en circulación, equipos de transporte público actualizados a modo de contaminar en lo menos posible la ciudad, el planeta.

La gente en Canadá es consciente de sus limitaciones territoriales pues, aun cuando Canadá es el segundo país con mas territorio la mayoría de su gente vive en una franja a 100 kilómetros de la frontera con USA y es que las bajas temperaturas en la región norte del país la hacen poco atractiva para vivir, por eso los canadienses saben que tienen mucho, pero pueden usar poco y deben no solo aprovecharlo sino cuidarlo al máximo.

El acercamiento a la vida en Vancouver ha servido para conocer una visión diferente del mundo, entender distintas culturas, salir de la pequeña burbuja, ciertamente algo que todos deberíamos hacer al menos una vez en la vida, simplemente, increíble.


2 comentarios:

rck=) dijo...

jajaja no mi amor! TU eres increíble xD


=) ya quiero ir a conocer Vancouver contigo! te quiero!

Anuka Makini dijo...

bieeeeeeeen!!!!

te leo, solo que se me olvida comentar hahaha.... y que chido eh!!! me alegrooo :D!!!

Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today