jueves, 8 de abril de 2010

Solo Digo...

Yo tengo una opinión muy interesante respecto a la homosexualidad... y es muy interesante basandonos en el hecho de que yo en si soy homosexual... por que lo digo?... bueno... no apoyo los parade... tampoco la venta de productos "conmemorativos", ni el trato preferencial... yo simplemente busco la equidad... equidad que no vamos a demostrar armando un circo... acaso existe un desfile de heterosexuales?... acaso existe un Vodka Absolute Tributo a la Heterosexualidad?... Es tanto nuestro afán por reconocimiento en la sociedad que comenzamos a pasar sobre los derechos de los demás... eso tampoco es justo y eso no compensa los años que vivimos marginados... si queremos pertenecer a la sociedad, debemos comportarnos como miembros de ella, ni mas ni menos, por ende no ser su circo y entretenimiento en los Parade... ni demandar trato o productos para el "gremio"... al menos así lo creo.... ahora entienden cuan peculiar es mi opinión?...

Alucibo a esto encontré un articulo en el periódico Publico de Milenio Diario... se los dejo... se que esto generara opiniones encontradas.. y por eso... yo.. Solo Digo...


Homofobia


"No tiene nada de malo el irse a la cama con alguien de tu mismo sexo. Las personas deberían ser muy libres con el sexo, deberian pintar raya con los chivos"
Elton John
Juan María Naveja Diebold

Publicado en Milenio 27 de enero de 2010.

juanmaria7@gmail.com

Después de “no porque no”, “a las mujeres no se les pega ni con el pétalo de una rosa” era la frase que más me desconcertaba de niño. Las mujeres quieren ser tratadas igual que los hombres, pues si un hombre me cachetea, le suelto un derechazo. Para alcanzar igualdad, no podemos ser tratados iguales; somos diferentes.

Firmemente creo en igualdad de oportunidades, me enoja que a una mujer gane menos que un hombre en su mismo puesto, es irracional; pero, también es insensato el estar orgullosa de ser feminista, ya que es igual de infame que ser machista.

Es injusto cobrarle al hombre caucásico siglos de esclavitud, misoginia, racismo y homofobia. Por eso hace cuatro años decidí no volver a ver una película del holocausto y sigo sin ver esa de los cowboys gays; no me indignan, pero tampoco veo películas que pintan a sacerdotes como pedófilos, ni documentales fondeados por organismos políticos; es propaganda.

Lo entiendo, todas las minorías han pasado por un largo camino de adversidades; siento mucho que mis antepasados hayan sido unos neandertales, pero no tiene nada que ver conmigo. Una cosa fue la película Filadelfia, que oportunamente acusaba de un trato inhumano hacia homosexuales seropositivos y otra es armar una paradoja entre el prototipo más masculino y la homosexualidad o pintar a todos los homosexuales de lo más afable y como los mejores amigos de la mujer independiente.

Los homosexuales llevan una exitosa campaña de dos décadas para infiltrar la sociedad. Francamente no me importa lo que hagan tras puertas cerradas, de hecho, no me importa lo que hagan en público; pero ya no me lo restrieguen en la cara. Un desfile de orgullo gay pasa por mi casa y deja un chiquero atrás y los debo tolerar; pero si yo organizo uno de heterosexuales, soy un homofóbico. No es muy sensato.

La respuesta no es tratar de echarle llave al clóset, es peligroso y salvaje el recriminar a alguien por quién es. Lo quiera aceptar el público conservador o no, la homosexualidad ha existido por lo menos desde el inicio de la civilización y no es como la gripa; ni se pega, ni se quita. Aún así, si la línea no se traza aquí ¿Dónde la ponemos? Va a ser muy complicado explicarle a mis hijos que sus compañeros tienen dos papás o dos mamás, sobre todo sin inculcarles sectarismo. Ya me oigo frases como “no está bien, pero no está mal”, “no es lo normal, pero…” Y ya me tacharon de homofóbico de nuevo.

Apoyo legalizar las uniones civiles entre personas del mismo sexo y que puedan adoptar. Cualquiera que haya trabajado con huérfanos sabe que vale la pena enfrentarnos con las consecuencias que seguramente vendrán. Por supuesto, veremos si siguen citando datos absurdos como que hay más fidelidad en parejas homosexuales después de que tengan las presiones de hijos e hipotecas encima y su tasa de divorcio se empareje o supere la de heterosexuales. ¿Y cuándo empieza el movimiento por derechos especiales para hombres caucásicos heterosexuales? Esperen… Mala idea.


2 comentarios:

Nina Canuna dijo...

Y esa gente, es la que siempre tiene un hijo o hija homosexual... hasta que no lo viven en carne propia, we, no se dan cuenta de las cosas....

desgraciadamente.

bechos!

Anuka dijo...

coincido cntigo :D

Every day I wake up next to an angel more beautiful than words could say, They said it wouldn't work, but what did they know? 'Cause years have passed, but we still here today